Las chapoleras

Las chapoleras
Junio 27, 2016 Worbunna

Las chapoleras:

manos de mujeres y granos de café

Tal vez fue en los años noventa, con una de las telenovelas colombianas más famosas en el mundo, que la palabra chapolera se puso en boca de millones de personas. Sin embargo, las chapoleras (campesinas recolectoras de café) llevan décadas cumpliendo con una labor delicada y admirable que hace que el café de Colombia no solo sea sinónimo de calidad de grano, sino de calidez humana, otorgada por quienes lo recogen.

En Worbunna nos sentimos muy orgullosos de que muchas maravillosas mujeres sean parte de la cadena de valor del café y hoy hemos querido contarle a nuestra comunidad un poco sobre esta palabra y los corazones que la habitan.

El nombre de chapolera proviene de la palabra chapola, una forma común de llamar a un tipo de mariposa que visita los cafetales en época de recolecta en el departamento de Quindío, en Colombia. Las chapoleras se han distinguido tradicionalmente por sus trajes típicos: faldas anchas, pañuelo en la cabeza, blusas abombadas y alpargatas. Al menos esa es la imagen folclórica romántica que se ha querido culturalmente conservar. Y aunque esa visión de la chapolera haga parte de la cultura colombiana, actualmente no hay nada más alejado de la realidad.

En los cafetales colombianos abundan las manos de mujeres trabajadoras que día a día cumplen las labores de recolección de café, a sol y lluvia. Son mujeres que antes de llegar a sus lugares de trabajo, inician su jornada a las 4:00 de la mañana, cuando preparan la comida de su familia y alistan a  sus hijos para ir al colegio. Las chapoleras de Colombia, ya no usan los hermosos y coloridos trajes andinos que las postales de turismo tanto conservan, las verdaderas chapoleras contrastan la rudeza de sus botas y pantalones con la delicadeza de sus manos para recoger solo el fruto rojo que los cafetos les proveen.

En Colombia, el café no solo crece entre el vuelo de las chapolas que llegan de visita, sino entre las manos de mujeres que, llenas de fortaleza, trabajan por una verdadera cultura del café, con absoluta transparencia en el hacer de su trabajo campesino, que les llena los uñas de tierra y el corazón de alegrías, que les permite dar de comer a sus hijos. Esas son las verdaderas chapoleras.

Nuestra próxima fecha de tostión será el 25 de abril

SUSCRÍBETE