Colador de tela

Colador de tela
Septiembre 22, 2016 Worbunna

Café con colador de tela

Tal vez y no lo recordamos pero la famosa cafetera eléctrica a la que tanto adoramos ahora por sacarnos de apuros, es solo una comodidad reciente. Nuestras abuelas, muy seguramente nuestras mamás y, hasta nosotros mismos, hemos preparado los cafés más inolvidables en un sencillo colador de tela. Sí, es verdad, no se necesita cafetera para preparar café y en Colombia sí que hemos sabido de este método. Hoy en Worbunna queremos hablarte un poco de este método y darte algunos consejos para que tu café quedé mejor que el de la abuela, o bueno, casi.

Un colador de tela es un utensilio de cocina bastante común en distintos países de Latinoamérica. En Colombia ha representado la forma tradicional de preparar el café y aún hasta la actualidad es un método bastante popular. Su bajo costo, fácil consecución y practicidad han sido los principales factores que lo han hecho el rey del café en los hogares colombianos. Sin embargo, ha sido realmente un valor emocional y de conservación de tradición el que ha hecho que el famoso colador siga siendo el preferido de muchos.

Y es que dicen que ningún café sabe como el que se prepara en colador de tela. Que no hay nada como el aroma que se desprende de allí, que entre más se use mejor saber y otro tanto de ideas culturales con las que nos hemos formado el gusto.

Para quienes no lo conocen el colador de tela se compone de una funda hecha con lienzo y que se ajusta a un mango metálico que mantiene la apertura para que ingrese el café cuando lo preparamos.

Aunque su uso es bastante sencillo y seguramente tiene muchas más formas de preparación, en Worbunna hoy te contamos el paso a paso de las dos más comunes.

Infusión reposada

Tal vez la más famosa es la infusión reposada. Se trata de permitir que el café esté en contacto con el agua durante un tiempo antes de pasarlo por el colador. Así, lo que comúnmente se hace es calentar agua en una olla que se pone al fuego y cuando esta caliente lo suficiente, se apaga la estufa y se le agrega la cantidad de café que necesitamos, de acuerdo a las tazas que estemos preparando.

Se deja reposar por unos 60 segundos, algunas personas, incluso, revuelven con una cuchara para que se mezcle mejor y luego se vierte dentro del colador de tela mientras nuestra bebida cae sobre el recipiente que escojamos expidiendo un fantástico aroma.

Infusión instantánea

Este tipo de preparación produce una bebida mucho más suave, por lo que se debe utilizar una cantidad más grande de café. De esta forma es como se prepara el famoso “tinto claro”. Se debe poner el café dentro del colador y cuidar que quede bien distribuido. Una vez lo hemos logrado, se le agrega agua bien caliente, lo más despacio que podamos y así obtenemos nuestra bebida.

Ahora sí, es hora de invitar a la abuela a un buen café colado. ¿no?

Nuestra próxima fecha de tostión será el 10 de mayo

SUSCRÍBETE