Café de Colombia

Café de Colombia
Julio 13, 2016 Worbunna

Café de Colombia

¿Qué lo hace tan especial?

Mucho se ha dicho de la suavidad del café colombiano y su producción ha sido reconocida a nivel mundial como uno de los mejores. Sin embargo, ¿qué hace que haya esta percepción? En Worbunna hoy nos preguntamos sobre qué es lo que nos hace diferentes y esta es la respuesta que logramos construir. Lejos de ser una verdad absoluta, encontramos una serie de factores que diferencian nuestros granos y aquí te los contamos.

Actividad económica

Si bien Colombia cuenta con unas condiciones geográficas muy especiales y realmente óptimas para el cultivo del café, no se distancian mucho de las que pueden tener otros países de la región como Ecuador. Lo primero que ha hecho diferente el café de Colombia, es el despertar temprano de la actividad económica en función de este producto.

Se estima que hacía 1.730 los jesuitas trajeron los primeros granos de café a lo que era la Nueva Granada. Y fue hacia 1.835 cuando se registró la primera producción de café con objetivo de comercialización internacional.  Esta época estaba marcada por un crecimiento de las actividades comerciales. Sin embargo, el café era producto de grandes hacendados y tuvo muchas dificultades de mantenerse como exportación debido a las condiciones económicas internacionales.

Hacia principio del siglo XX, y en parte como resultado de la crisis anterior, se había desarrollado en Colombia la caficultura empleada por pequeños productores, lo que modificó la relación con los cultivos, especializó las características y le sobrecargó un valor humano a esta actividad.  Asimismo, se empezó a convertir en factor de identidad para los colombianos.

Variedades

En Colombia solo se siembra café arábigo, las variedades más comunes son: Típica, Borbón, Maragogipe, Tabi, Caturra y la variedad Castillo, antes conocida como variedad Colombia. Esta especialización en las variedades ha permitido que cada vez el trabajo sea más detallado y consistente, incluso en términos de centros de investigación y actividades científicas en pro de la mejoría de los cultivos. En Colombia, realmente se ha logrado construir no solo una cultura, sino una industria y un campo laboral alrededor del café.

Recolección manual

Si bien se han tecnificado procesos y esto ha permitido una alta calidad en la producción del café en Colombia, la recolección sigue siendo un trabajo enteramente manual. Son los y las recolectoras, hombres y mujeres de carne y hueso quienes se han comprometido con la selección “cerezas” maduras.  Esta actividad no solo garantiza calidad en el producto, si no que conecta las funciones agrícolas con el infalible factor humano: mientras se recoge el café se cuentan las mejores historias, se comparten los sueños, se canta y se trata con delicadeza a las plantas.

Cultivo en sombrío

El café de Colombia se suele cultivar en la sombra. Esta característica permite una serie de beneficios en la planta asociados a su calidad, como que el grano crece a menor velocidad y con mayor intensidad en sus componentes. El cultivo en sombrío permite también una mayor conservación de agua en el suelo y protege las raíces de la dureza del sol.

Podríamos seguir encontrando razones para comprender mejor al café de Colombia pero por hoy hemos decidido solo contar estas. Esperamos en una próxima entrega seguir complementándolas, alimentados con la experiencia de nuestro ejercicio cotidiano de trabajo con café. Por ahora, estamos seguros que después de estas razones, ya se te antojó un cafecito colombiano ¿no?

Nuestra próxima fecha de tostión será el 25 de junio

SUSCRÍBETE
Preguntas y comentarios