Beneficio de café

Beneficio de café
Agosto 4, 2016 Worbunna

¿A qué nos referimos cuando hablamos de beneficio del café?

Aunque son múltiples las cualidades del café para nuestra vida, cuando hablamos de beneficios del café estamos haciendo referencia a todo su proceso previo de preparación para ser tostado. Hoy en Worbunna queremos hablarte de los tipos de beneficios, en qué consisten y cuál es su importancia para que tengas en la mesa una deliciosa y perfecta taza de café.

El procesamiento del café se puede hacer por dos vías: una, conocida como beneficio húmedo y otra conocida como beneficio seco. Las semillas, o sea lo que usamos para preparar nuestras bebidas, no pueden extraerse del fruto “cereza” sin un debido proceso de beneficio. El resultado del beneficio es conocido como “café pergamino” y, al menos en Colombia, es el estado en que se establece comúnmente el comercio del producto entre caficultores y compradores.

Lo anterior significa que los campesinos colombianos que trabajan con café deben tener los conocimientos y experiencia necesarios no solo en el cultivo, sino en todo el tratamiento que requieren las semillas hasta su alistamiento para ser tostado.

En Colombia, el tipo de beneficio comúnmente usado es el húmedo o lavado, sin embargo te explicamos en qué consisten ambos y cuáles son las fases de sus procesos.

  • Beneficio seco:

Una vez extraídos los granos de la planta, se deben revisar y apartarse de residuos de tierra, ramas u hojas. Cuando se tienen finalmente lo granos que entrarán al beneficiadero, se les expone en patios grandes para que sean secados a la luz del sol.  Las “cerezas” deben estarse moviendo para que sequen uniformemente, esto suele lograrse con uso de rastrillo.

El proceso de secado es definitivo en la calidad de la taza. Si el café se seca mucho queda quebradizo, o sea defectuoso, y si queda muy húmedo, es propenso a hongos y bacterias. Así que, una vez los frutos se encuentran en su punto, se almacenan, separan y clasifican. La descascaradora se encarga de retirar todas las capas de la “cereza” de una sola vez.

Concluida esta etapa, el café está listo para ser tostado. Este tipo de beneficio suele usarse para el café robusta, sin embargo, algunos de tipo arábica lo usan también en países como Brasil, Paraguay, Etiopia, Haití y Ecuador.

  • Beneficio húmedo:

El proceso de beneficio húmedo, bien aplicado, suele generar menos granos defectuosos y conservar mejor los atributos del grano. Sin embargo, requiere un uso considerable de agua por lo que cada vez más se busca optimizar el cuidado de este recurso.

El beneficio húmedo inicia igual que el seco: con la limpieza de los frutos del café recolectados. Posteriormente, se hace un despulpado: separar los granos de café del resto de fruta. Despulpar las “cerezas” antes de ponerlas a secar es la principal diferencia con el beneficio seco.

Una vez concluido este proceso, los granos de café quedan recubiertos por una delicada capa llamada mucílago. Estos granos despulpados deben almacenarse en tanques de fermentación para remover el mucílago. Terminada la fermentación, se retira con agua limpia el mucílago de los granos y se dispone el secado de estos.  ¡Y listo!

El beneficio es muy trascendental en la fase de post-cosecha porque de él depende en gran parte de calidad de la taza, que debe conservarse con una tostión precisa.

Ahora ya sabes que aparte de mucha energía y otras tantas cualidades del café, cuando  escuches hablar del beneficio, pues se trata de un proceso que ha cuidado los granos desde la planta hasta la tostadora. Proceso que, además, tiene el cuidado y cariño de los campesinos de Colombia.

Nuestra próxima fecha de tostión será el 25 de abril

SUSCRÍBETE